PROFESORES PARTICULARES BARCELONA  |  T. 931 600 294  |  M. 639 955 516

no-title Metodologia ProfessorsTdah Clases particulares ProfessorsTdah
no-title

Metodologia ProfessorsTdah

Nuestros profesores trabajan aspectos como la motivación, la organización, la constancia, la responsabilidad y los hábitos de estudio. A su vez, nuestros psicólogos utilizan estrategias pedagógicas para mejorar el autocontrol, la autoestima y la impulsividad.La metodología y la coordinación de todo el equipo es la clave del éxito.
Clases particulares ProfessorsTdah

Las clases particulares a domicilio se dirigen a estudiantes desde la educación infantil hasta estudios universitarios, donde se ofrece un refuerzo en todas las áreas y materias. Ofrecemos una metodología específica y especializada en el refuerzo de alumnos con TDAH. La clave de nuestro éxito es el trabajo, la organización y la comunicación.

¿Todo preparado para el nuevo curso?

 

Son muchos los cambios que se producen cuando se regresa a la escuela después de las vacaciones. Éstos conllevan mucho estrés y nervios, y en especial para los niños con TDAH.


Es necesario ir adaptándose a la rutina y a los horarios poco a poco, para plantear la vuelta con antelación y previsión, y evitar así los posibles problemas que se deriven.


Para conseguirlo es conveniente regresar de las vacaciones con tiempo y no esperar al último momento. De esta manera la adaptación será más fácil para todos los miembros de la familia. Se deberán tener presentes las características específicas de cada niño, para adaptarnos a ellas a la hora de planificar y poner en marcha la vuelta al cole. También será importante preparar el material escolar, los libros o los cuadernos, pero sobretodo tener en cuenta aspectos como la organización, la educación o las emociones.


A continuación os presentamos una serie de recomendaciones a las familias para poder afrontar el inicio del curso con éxito:

 

  • Anticipar la vuelta al cole: hacer un listado con los libros y materiales que se necesitaran, prepararlos con antelación, revisar que tenemos del curso anterior y que necesitaremos para éste. Será esencial recordarles cuántos días faltan para empezar de nuevo las clases.
  • Organizar la dinámica de la familia: los padres deberán organizarse y coordinar las tareas para priorizar y establecer un orden en aquello que se considere fundamental. También repartirse las responsabilidades en aspectos como la hora de comer o cenar, recoger a los niños o hacer actividades, teniendo en cuenta el nuevo horario escolar.
  • Rutinas: semanas antes debemos ir acostando a los niños antes para levantarlos a una hora más temprana hasta llegar a los horarios normales, reduciendo paulatinamente las horas de juego y tiempo libre, que suelen ser más amplias durante las vacaciones, para sustituirlas por otras actividades más relacionadas con lo académico como leer, repasar o escribir. Debemos tener en cuenta que si no se han seguido las rutinas durante el verano, volver a ellas puede ser muy complicado. Probablemente tendremos que dedicar más tiempo a supervisar, recordarles más a menudo qué deben hacer, cómo y cuándo.
  • Gestionar ayudas y protocolos: plantear un calendario de citas para llevar un buen seguimiento del centro escolar, y de servicios sanitarios para controlar el desarrollo y la evolución de los hijos.
  • Aspectos médicos: revisar y actualizar los informes clínicos, solicitar cita con el médico o pediatra si ha pasado mucho tiempo desde la última revisión para valorar el progreso, cambios significativos, el peso, la talla y la adecuación del tratamiento farmacológico, así como la revisión de las pautas y objetivos terapéuticos.
  • Aspectos académicos: revisar los informes psicopedagógicos para verificar que la valoración psicopedagógica está en vigor o solicitar la realización de una si no se tiene ésta. Es importante solicitar una cita con el orientador y el tutor escolar al principio de curso, con el fin de plantearles la situación de nuestro hijo, establecer objetivos académicos y personales y gestionar las ayudas y apoyos desde el centro escolar y el hogar. También es importante revisar las ayudas y los apoyos económicos con lo que podemos contar desde las diferentes instituciones.
  • Buscar colaboración: pedir a los hijos colaboración para preparar la vuelta al cole puede ser buena idea. Involucrarles y darles responsabilidad es bueno para que se sientan útiles e importantes y puede despertar su interés y motivación por el colegio. Que nos ayude a preparar el material, a la hora de hacer el horario escolar, compra de material, así como que tomen parte de las diferentes actividades extraescolares disponibles según la disponibilidad y preferencias.
  • Fomentar la motivación con actitud positiva: iniciar el nuevo curso buscando y destacando los aspectos positivos como el reencuentro con los amigos, las excursiones o el recreo, puede ayudar a motivar a los niños a empezar con positivismo esta nueva etapa.
  • Dar apoyo a los hijos en la nueva etapa escolar: escuchar los miedos e inquietudes sin negarlos e intentar razonarlos. El niño con TDAH puede estar más nervioso ante la vuelta al cole porque, en muchas ocasiones, sus experiencias allí no han sido siempre positivas. Favorecer la comunicación hará que cuente con un apoyo familiar ante los problemas que puedan surgirle y de ese modo podrá afrontar mejor las situaciones difíciles que puedan aparecer. Es aconsejable que mantengamos con nuestros hijos una comunicación abierta y comentar con ellos su día de colegio, escucharlos sin juzgar, apoyarlos.
  • Transmitirles confianza y seguridad en sí mismos: es necesario no olvidar que están sometidos a una gran presión y que suelen tener mayor sentimiento de fracaso. Buscar siempre el aprendizaje sobre el éxito, maximizar los resultados, potenciar la autoestima y garantizar la motivación sobre la tarea. Debemos adecuar la tarea a sus capacidades, de manera que se sientan competentes y confíen en éstas.
  • Programar y coordinar las actividades extraescolares: se deben tener en cuenta a la hora de organizarnos. Las actividades extraescolares son muy beneficiosas para estos niños, ya que ayudan a canalizar la energía y las emociones, pero no debemos olvidar que sobrecargar con excesiva actividad extraescolar puede ser contraproducente. Hay que jerarquizar las necesidades intentando encontrar un equilibrio entre una actividad de tipo lúdico/deportiva y una actividad de formación extraescolar (idiomas, música, refuerzo escolar).
  • Retomar los sistemas de organización en casa: los carteles con normas y límites, rutinas y horarios pueden volver a ser necesarios. Es importante revisar las antiguas normas con el fin de valorar si consideramos que deben seguir vigentes o debemos realizar modificaciones. A medida que pasan los cursos, los niños deben asumir más responsabilidades y las consecuencias de sus acciones deben ser más coherentes con su grado de madurez y entendimiento. Empezar desde el minuto uno, hará más fácil interiorizar las normas y recuperar la dinámica familiar del curso.

 

No hay que olvidar que a veces los niños responden al estrés de la vuelta al cole con llantos, rabietas, dificultades para dormir o irritabilidad. Esto puede ocurrir incluso si hemos preparado y anticipado la vuelta al cole. Normalmente no es preocupante, estas conductas suelen ser pasajeras y terminan desapareciendo. Pero si tarda mucho en adaptarse o las conductas empeoran hay que hablar con el profesor para tratar de averiguar qué pasa y si es necesario acudir a un profesional.

 

En el caso de necesitar un profesional, no disponer del tiempo necesario para atender dichas necesidades o para llevar un buen seguimiento escolar, desde ProfessorsTdah podemos dar soporte tanto a los hijos como a las familias. Para conocer nuestro Servicio puedes contactar desde el siguiente enlace.

 

FUENTES
http://tdahelgranolvidado.blogspot.com.es/. A través de:" el blog de atimana".
http://www.fundacioncadah.org/web/categoria/tdah-en-familia.html

Share
ÚLTIMOS ARTÍCULOS